jueves, febrero 17, 2011

Mudanzas

Bueno, después de 25 millones de años en el depa naranja me estoy mudando. Empacar es un castigo divino, pero viene la nostalgia de encontrar cada cosa anecdótica que no sabías que aún podía existir. Mis 20 millones de fotos de Leo DiCaprio, las agendas, los premios del cole, pinturas medias rotas y perdidas, ropa inédita y juegos que no sabía que aún tenía. Hasta encontré recetas médicas y tarjetas de mis vidas pasadas.

Abandonar el micro hábitat de barrio, donde tenía desde una licorería, tiendas para ropa, farmacias por dokier, gimnasio, mini markets, ravioles, panaderías y regalos de emergencia. Ese que a 3 cuadras más allá encontraba comida rápida para engordar con gusto. Adiós estimado barrio, creeme que extrañaré las facilidades que me dabas.

El nuevo depa está hermoso. Me costó dormir mucho en este nuevo cuarto que ya no tiene forma de L. El piso es delicado, mi cama se ve más chica. Mide casi 100 metros más que el anterior y tiene una vista espectacular. El parque donde probablemente Laura me diga... "Y si salimos a correr" y esta vez espero no caerme desvengorzadamente porque veré a mis vecinos seguido. Los nuevos atajos y las nuevas experiencias se vienen. Por ahora el vecino está bueno y sale tan o más temprano que yo. Comenzamos bien. Escribiendo una nueva historia que no se cuanto dure pero que de todas maneras será mas corta que la anterior.

C.


1 comentario:

@actvservidor dijo...

Bien... yo vivo en una ratonera. Ratonera pero al fin y al cabo MI espacio. Cambiar de aires es bueno -y sobre todo después de 25 millones de años, nena-. Y sí, uno encuentra muchas cosas que ya quedaron para siempre ligadas a un recuerdo en especial... yo, sobre todo, cuando ordeno.

saluos!!
(un gusto venir por aqui a fumar un poquito de cochinadas contigo. y me gustó. :)