martes, marzo 30, 2010

Los años no pasan en vano

Me he dado cuenta que estoy demasiado vieja pa' hacer ciertas cosas.

Uno de los grandes problemas de mi vida es que casi todo lo comencé tarde. Mi primera bomba fue a los 19, comencé a fumar a los 20, eso que les interesa saber también fue tarde, y comencé a ponerme pendeja vieja también. Me fui de cara varias veces, pero siempre he creído que una debe vivir intensamente y no quedarse con las ganas de. Finalmente la vida es una y las experiencias que vivimos nos ayudan a construir el camino y nos hacen ver que somos, como somos y que queremos. Y eso tranquiliza, y mucho.

No puedo negarlo me divertí en el verano y estuvo ameno. Creo que el broncearme elevó mis vales, también los 12 kilos que perdí. Mi adicción al cardio y la envidia a mi profe de baile con pasos que jamás entenderé también me ayudaron a mentalizarme y a sobrevellar mis emociones. La pelu también ayuda, no hay mejor terapia que la de peluquería me dijeron alguna vez. Yo lo combinaría con 1 hora de spinning intenso. Es casi orgásmico, diría yo, es la misma sensación y la cara de felicidad que sientes luego del post coito, en dos contextos diferentes. Además te ayuda a sacar buenas piernas y combate la celulitis. También me llama el pincel. Los colores me seducen haciendo ojitos.

Finalmente una mujer debe tener... un etapa de juventud que deja atrás con gusto. Y vaya que se va dejando. Como digo siempre, al final, en esta vida, todo se abandona. Felizmente, sino sería la cagada ¿no? imagínense tremendos viejonazos que sigan tomando biberón (pero he visto casos¡!). Aunque siga pareciendo de 15, mi vestido de pre-prom aún me quede y tenga cosas que me hagan ser algo inocente en ciertos temas para alguien de mi edad: No cambio nada por nada. Ni la locura tampoco, ser libre es uno de los grandes placeres que me permito darme en la vida.

Mas bien, creo que tengo que comenzar a comprar crema antiarrugas pa los ojos, que jodido. El gallo me quiere sellar con sus patas. Me han recomendado Lacome, pobre mi bolsillo, ser mujer es tan caro a veces. Me volví a sentir vieja, pero ni modo, voy camino a mis 30, nuevos 20, y en 5 años dirán que son los nuevos 10. No entendí, por las puras lleve 10 mates y estudié economía. Ni modo, c'est la vie.



C.

2 comentarios:

Karla Ticona dijo...

Yo creo que los años pasan para bien. No importa cuántas veces aprendas algo en teoría, lo escuches de otras personas, la experiencia es ORO, nadie te va quitar lo bailado y lo comido. Las cosas que experimentaste en tu vida, te hacen la persona que eres HOY y te ayudan a moldear a la persona que serás mañana.

Más importante que lo que estás pasando hoy en el proceso, es la persona en la que te estás convirtiendo. Esa adulta sabia, cariñosa, alegre, coqueta, guapa, que sabe lo que quiere en la vida, de quién, en qué medida, y con qué frecuencia.

Eso nadie te lo puede contar. Tú solita lo descubres y el tiempo es el único aliado para conquistar tus propias estresllas.

Aún nos queda Paris.

Vivan los 26's :)

KT

Rosina dijo...

Tan cierto todo lo que dices mi querida Antonioli...